Teléfono

+34644673398

Correo electrónico

silvia@conprincipioactivo.com

 

La importancia del ambiente: música, iluminación, olor

VISTA, OÍDO, OLFATO…

En la oficina de farmacia, el local es nuestra primera carta de presentación. Cuando el cliente pone un pie dentro de nuestro nuestro establecimiento, ya está dispuesto a interactuar con nosotros, lo más probable es que venga a recoger su medicación. De nosotros depende que todas las sensaciones que le lleguen, le inciten a quedarse, a bucear por nuestros lineales, a interesarse por uno u otro producto. Para que esto ocurra, existen varios factores a tener en cuenta:

ILUMINACIÓN:

Es recomendable emplear una luz neutra, ni muy fría ni muy caliente. Este tipo de luz aporta sensación de limpieza y confort. Teniendo en cuenta el elevado precio de la luz, si aún no lo tienes, es buen momento para plantearte un cambio a luces LED. En la farmacia tenemos las luces encendidas muchas horas y es un consumo fijo muy importante. Puedes acudir a una empresa de iluminación especializada y ellos te hacen un cálculo del retorno de la inversión (suele ser de 1 a 2 años) Para la elección de la iluminación es importante tener en cuenta un buen confort visual, no debe ser excesiva ni escasa. Hay que dividir el local por zonas para definir una buena iluminación:

  • ESCAPARATE: punto clave para atraer la atención. En función de la localización deberá tener mayor o menos intensidad.
  • TECHO: éstas serán luces de ambiente indirectas que iluminarán todo el local por igual.
  • ESTANTERÍAS: la luz no debe reflejar el producto. Esto es de vital importancia para el confort del cliente. Debe ser una luz dirigida y que en la medida de lo posible no haga sombras.
  • MOSTRADOR: recomiendo una luz más dirigida, más cálida. Debe aportar confort sensación de relajación.
  • ILUMINACIÓN DECORATIVA: la iluminación es un recurso decorativo de primera instancia, por tanto, podemos usarla para destacar lugares especiales y crear ambientes. Por ejemplo, zona de atención farmacéutica, mostrador de cosmética, zona de toma de tensión, etc.

MÚSICA AMBIENTE:

Está científicamente probado que la música ambiente es capaz de influir en las emociones de las personas,  el volumen debe ser el adecuado adecuado y de ritmo suave. Debes mantener la música en un segundo plano.

El marketing sensorial determina que la música podría incrementar el consumo del cliente de un 2 a un 10%.

Tener una identidad sonora puede ser clave para tu farmacia, la música pasa a ser un identificador de marca al igual que el logo, los colores, etc.

Cuando la música nos gusta o nos relaja, nuestro cuerpo segrega endorfinas, sustancias que produce el organismo y que cumplen la función de estimular las zonas del cerebro donde se generan las emociones placenteras.

Otro factor importante a tener en cuenta con la música es su uso legal en locales comerciales. Las plataformas tipo Spotify o YouTube aunque sean de pago, no nos garantizan un uso legal de la música.

Hay 3 posibles modos de conseguir música legalmente: Como todos sabemos, incurrir en la ilegalidad consumiendo música en un local cara al público, podría conllegar sanciones económicas.

OLOR:

Una vez más, nuestros sentidos nos hacen vivir experiencias. ¿Quién no se ha teletransportado a la playa al oler un solar?. El olfato es otro de  los órganos que estudia el neuromarketing. Los olores nos hacen recordar y asociar ideas y conceptos. Es por eso que todos sabemos cómo huele Zara. Es el broche de oro para hacer un buen marketing Hay empresas que tienen dispensadores programables. La fragancia debe ser agradable y siempre la misma, para que el cliente lo asocie a tu farmacia.